¡MALDITO DOLOR DE ESPALDA!

Actualizado: 20 de ene de 2019

Por @Stefanie Solsbach, especialista en kinesiterapia en embarazo y postparto, Rehabilitación pelviperineal de la mujer e instructora de Gimnasia Abdominal Hipopresiva en Casa Canguro



El dolor lumbar es una de las molestias más comunes durante el embarazo y es muy probable que tu dolor de espalda se deba a que tu útero está en crecimiento y a los cambios hormonales que estás experimentando. Este dolor normalmente se alivia por completo después del parto, pero desafortunadamente esto no ocurre en todas las mujeres. Aproximadamente el 40% de las mujeres que sufren de dolor lumbar durante el embarazo siguen padeciéndolo por varios meses después de parir, por lo que es necesario terapia kinesiológica.


¿Cómo identificarlo?


Generalmente el dolor aparece alrededor de la semana 18, siendo la semana 24 y 26 la máxima intensidad de dolor. Las zonas afectadas son el área lumbar, el sacro y/o los glúteos, dejando sin irradiación hacia las piernas, por ende puede producir dificultad para caminar largas distancias o caminar rápido, alteraciones de sueño, cambio de posición e incluso dificultad para mantener relaciones sexuales.


¿Cuales son sus principales causas?


  • Aumento de la tensión y carga a nivel de la columna por los cambios anatómicos producidos durante el embarazo: Tu útero está en expansión, desplazando el centro de gravedad, lo que hace que estire y debilite tus músculos abdominales, de columna y piso pélvico.

  • Sobrecarga Física: El peso extra que estás llevando significa más trabajo para tus músculos y mayor estrés para tus articulaciones; y por eso inclusive el dolor se intensifica al terminar el día.

  • Liberación hormonal: Durante el embarazo hay muchos cambios hormonales y esto hace que se distiendan las articulaciones y que los ligamentos estén más relajados, produciendo un aumento en tu movilidad articular, haciendo que te sientas menos estable al estar de pie o estar sentada por mucho tiempo, levantarse de un sillón, agacharse, levantar objetos o inclusivo para salir de la tina.

  • Otros factores que facilitan este padecimiento son el trabajo estresante, extenso y el dolor lumbar previo a un embarazo.


¿Cómo tratarlo?


Lo primero que tenemos que hacer es tratar de disminuir el dolor al máximo, mejorando las habilidades funcionales de la mamá, tratar de lograr el máximo bienestar materno y prevenir la cronicidad. Para esto es clave realizar ejercicios de estabilización o terapias kinésicas como:



Ejercicios de Piso Pélvico

Fisioterapia

Masoterapia

Calor local

Acupuntura

Ejercicio Físico y Re-educación motriz, tales cómo:

  • Entrenamiento Aeróbico (Treadmill, Bicicleta estática, Elíptica)

  • Elongaciones musculares

  • Ejercicios de fortalecimiento de Extremiddaes Inferiores y Extremidades Superiores

  • Ejercicios de estabilización lumbopélvica

  • Ejercicios respiratorios y relajación diafragmática.


Si estás embarazada o en tu etapa postparto y sufres de algún tipo de dolor, ya sea lumbar, pélvico, sacro, pubis, etc... Te invito a Casa Canguro para que hagamos una evaluación y terapia si es que corresponde para que así puedas disfrutar un embarazo sano, activo y feliz.



247 vistas
CONTÁCTANOS